lunes, 9 de agosto de 2010

Inside and out


Afuera soy extraño. Avanzo por la vereda, pego el hombro a un muro grafiteado: un alguien, pretendió morder el mundo con los dientes de una raya. Allá arriba un perro, estrella felpuda de azotea. Bajo mis pies cruje la hojarasca –es el vidrio del verano que nadie ha barrido.
Me reconozco en cada esquina por donde he pasado. Sé también lo que es jugar a no llegar, ser la mosca desplazada con torpeza, el viento descoyuntado por la ojiva.
Decir afuera es decir cicatriz. Calles como muñones. Días que hilan sobre el tiempo una piel deseada.  Decir adentro es llevar tu nombre a la ciudad interior. La del golpe ciego de la sangre.
Créeme, no es pretexto querer quedarme adentro tuyo. Afuera hace frío. Detrás de tu puerta me resguardo y soy.

6 comentarios:

ataraxia dijo...

es verdad, aquí afuera hace frío.
es mejor que te pille en cama con las yemas puestas en la piel del otro y el corazón calentito.

afuera sopla el viento y hace demasiado frío y me cubro con insuficientes mantas.
la única manta, la inmensa es la brisa de este mar
y el corazón.
pum
este latido.

Aquí su pendejo dijo...

Mejor adentro. :)

La Otra Maja dijo...

Me encantó. Re conmovida quedé.
Grazie!

Aquí su pendejo dijo...

De nada. Con movida.

Sonny Luna dijo...

dentro..bajo el resguardo ...no es pretexto...quizá sólo se extraña el frio.

Aquí su pendejo dijo...

Digamos que a veces, adentro se siente frío de otra forma.