jueves, 6 de octubre de 2011

Poema de Algo.




Se abren los candados:
                     bocas que son llaves
                             y cierran la mente.

Se abre un pacto en lo profundo;
lenguaje perforado, sentido;
piedra inquieta de la voz,
raíz que canta un soneto de sombras.

Se crea una zona libre de color;
lo vacío del blanco,
lo tibio del verde,
la nebulosa felpuda del gris.

Ocurre un deslizamiento
cae el viento sobre la tierra
su lengua invisible
sus árboles volcados como erizos
sobre la tierra.

Ocurre el hombre y ocurre la mujer;
ocurren por lo que son,
ocurren en la piel,
se sueñan y plasman

 –son, 
          la indumentaria 
                    momentánea 
           de su sombra-.

Se abre la vida:
        hierve
          vibra
              desgarra.

Y el  mundo 
se cierra entre las pestañas
y las piernas.